HISTORIA
SITUACIÓN
SUS GENTES
SU VOCABULARIO
 
 
LA FRASE
 

Trabajo original de Mercedes Borregan Rodríguez

La historia contada hay que ponerla en el contexto, de juventud, ilusión, amor a la tierra y a sus mayores, que mi prima estudiante aún, puso en la realización de este trabajo.

Animamos a los amantes de Morgovejo a contar sus historias, que serán colocadas en la página.

INTRODUCCION - MORGOVEJO, UN PUEBLO EN LA MONTAÑA -

Morgovejo comarca habitada por hombres rudos y abnegados, de corazón generoso, que son su labranza y pastoreo han hecho posible sacar a la tierra sus frutos en estas agrestes y bellas montañas leonesas y que durante generaciones han permanecido afianzados al “terruño” con raíces profundas y con la porfía y fortaleza de los viejos robles centenarios.
Caminar de noche por la espesura de estos bosques resulta bastante emotivo. Los seres vivientes invisibles que están expectantes al acecho del menor movimiento de la más ligera rama, en aquella inmensa quietud del paisaje. De vez en cuando solo el silencio de los montes es interrumpido por el angustioso lamento de la “caraviella”, es como un balido de cabra y sus efectos escalofriantes para el que lo escucha. Este canto que sale de algún lugar desconocido de la selva, y que casi siempre te coge de sorpresa, te deja como clavado, contienes el aliento sobre todo si vas solo, caminado, absorbido en tus propios pensamientos.
En el silencio impresionante de estas montañas agrestes, los colosos robledales escoltados por fresnos y avellanos y desafiando el paso de los siglos, extiendo su tupido manto proclamando la frondosa majestuosidad de su fortaleza y gallardía, dando un encanto peculiar de sobriedad y belleza al espléndido paisaje escondido en los valles del Cea.
Para realizar este trabajo sobre la montaña, concretamente sobre un rincón de esa montaña llamado Morgovejo; he consultado libros que describen las bellas comarcas leonesas enclavadas a orillas del río Cea, también me he dirigido al archivo de la iglesia de dicho pueblo para obtener datos, sacados de libros bastante antiguos que se leen con mucha dificultad, y el resto son testimonios relatados por gente mayor del pueblo.
Este trabajo lo he dividido en once capítulos, en cada capitulo estudio mas o menos detalladamente los aspectos que a mi me parecieron de mayor interés.
Comenzamos con la fundación de Morgovejo para continuar con los monumentos, lugares y puentes de interés arqueológico y geológico; muchos de ellos desaparecidos por el transcurso de los años o bien porque se han destinado a otros menesteres.
¿Cómo nos vamos a olvidar de nuestro río Cea?, al que tantos poemas se le han dedicado, con sus cristalinas y mansas aguas regando toda la comarca; y lógico es mencionar nuestras fuentes arroyos de los que se alimenta.
A continuación tenemos nuestra fauna, flora y montes. Estas dos primeras son muy afortunadas en esta zona debido a la diversidad climatologica y la amplitud de los montes, luego hacemos mención a la ganadería, la agricultura y la minería.
No puedo dejar de contar aquí algunas de nuestras costumbres y usos que tanto sorprenden a las gentes de cada verano que pasan aquí sus vacaciones, no solo les sorprende sinó que también les divierte, alegra y entretiene.
No seria una descripción completa si nos olvidáramos de la gastronomía tan riquísima debido a la variedad y calidad de los productos aquí obtenidos; y una brevísima mención a nuestro vocabulario de sabor local.
Otro de los capítulos lo he dedicado a la enseñanza, pobre por su escasez de maestros. El claustro lo forman once profesores, de los cuales una parte pasan de los cuarenta de edad, algunos hacen cursillos por el verano, pero por lo general la forma de educación es rudimentaria.
Termino hablando de la población y su número de habitantes triplicados en la época estival, sin olvidarnos del alto porcentaje de curas y monjas.
Nuestra montaña es pobre ciertamente en riquezas materiales, pero en cuanto a la cantera espiritual a ninguna región tiene que envidiar.
A esta zona tan querida y añorada por nuestros paisanos la llamamos la Tierruca. ¿Qué es la Tierruca?. La Tierruca eres tú, soy yo, es la cuadra del abuelo, es todo aquello que desde que te levantas ves, sientes, luchas y tocas. volver al índice



CAPITULO 1.- NACIMIENTO Y CARACTERISTICAS GENERALES DE MORGOVEJO.

MORGOVEJO.-
“Se fundó en el año 68 antes de Cristo, y se debe a un destacamento romano mandado por Marco Velio, a las órdenes de Galba” (1)
Pero su denominación se debe a orígenes más remotos, se la denominaba la sede de los Murgobos, por una de las tribus Celtas que lo habitaron pues se llamaban los Murgobos, según unos y los Turmogos según otros.
A una legua del origen del río Cea, existe la pequeña villa de Morgovejo, con sus bellos parajes, altivas y silenciosas montañas que invitan a la quietud y al sosiego. Está enclavado en un valle angosto de escasas llanuras ofreciendo ricos y abundantes pastos que hacen crecer la ganadería, principal fuente de riqueza de las montañas leonesas.
Morgovejo se encuentra a 1.061 metros de altitud, en una hondonada, a cuatro kilómetros de Valderrueda. El valle no tendrá por lo más abierto cien metros de anchura, los montes que la circundan se elevan casi verticalmente, cubiertos de vegetación. Es un sitio delicioso para veranear. Es un jardín de fresnos, robles, chopos y pinos. El pueblo sin tener mucho no puede calificársele de pobre.
“Sus nombre y sus mujeres no saben de snobismos, ignoran muchas cosas de las que presumen esos figurines pintados que deambulan por muchas ciudades y pueblos grandes, pero saben de lo que hizo grande a España, y conocen que la virtud es el mayor tesoro” (2)
No podemos olvidar las palabras del poeta montañés Escalante:
“No hay soledad donde el agua corre,
No hay tristeza donde el agua mana,
No hay desierto donde el agua vive.
Fecunda el suelo,
Despierta el alma,
Arrulla el dolor;
Es compañía y música,
Medicina y deleite” (3)
volver al índice



CAPATULO II - MOMUMENTOS, LUGARES, PUESTES, ETC., DE INTERÉS ARQUOELÓGICO Y GEOLÓGICO -

II-1 MONUMENTOS HISTÓRICOS IMPORTANTES, ALGUNOS YA DESAPARECIDOS:

LA IGLESIA.-
La iglesia data del siglo XVI pero rematada en el año 1740. Es de estilo renacimiento muy armónica y esbelta.
Conserva de edificaciones anteriores una lápida del sepulcro del Rector Gutiérrez de Rábago. Tiene un retablo del renacimiento con una talla de San Andrés, otra de San Blas y otra de San Miguel.
En una capilla lateral está la imagen de San Juan de Prado, hijo del pueblo.
En dicha iglesia hay un retablo de gran valor, por su antigüedad de San Cosme, este retablo fue traído de la Ermita del Campo ya desaparecida.
Sobre este San se cuenta una historia muy curiosa: se le conoce más vulgarmente por el nombre de “El Santo Recatón” por tener la cabeza girada hacia una lado, de aquí que todos tengamos en la memoria aquella historieta que nos contaban de pequeñitos nuestros padres o abuelos; te llevaban a misa y al ser unos niños poníamos más atención en cualquier cosa que en la misa, no parábamos quietos ni un minuto, estábamos pendientes de quién entraba y salía, por eso ellos para meternos miedo nos decían: no mires hacia atrás porque sino el Seños te castigará y quedarás con la cabeza con el Santo Recatón.

ERMITA DE SAN JUAN DE PRADO.-
Denominada de esta forma, porque aquí nació el Beato Juan de Prado, esta ermita se encontraba casi en ruinas y hace cuatro años fue renovada por la gente de Morgovejo que profesan mucha devoción a su Santo y Paisano, fue construida sobre el solar de su casa natal.
Es muy sencilla pero a la vez muy acogedora, tan solo tiene un pequeño altar y una imagen de dicho Santo, aunque la verdad sea dicha poco se parece a la imagen que tenemos en la iglesia y a la que siempre nos mostraron tanto en reliquias como en libros de San Juan de Prado, pero lo cierto es que resulta muy acogedora y bonita mas que nada por su sencillez.

ERMITA DEL CAMPO.-
Sobre esta ermita poco he podido obtener, salvo el testimonio de gentes que la conocieron, y el importantísimo retablo de San Cosme que fue llevado para la iglesia. Hoy en día existen indicios y restos en el lugar donde se alzaba dicha ermita, en la fachada de la casa de Antonio y Ana se conserva la inscripción del ara de esta ermita.

ERMITA DE LAS CONJAS.-
Existió en Morgovejo el llamado Santuario de Nuestra Señora de las Conjas, el cual tenía una alparceria propia con vacas, jatos y novillos. Eran de su propiedad y el mayordomo del Santuario prestaba las vacas a los vecinos de dicho pueblo por los años que se comprometían a rendir cuentas de los beneficios obtenidos de la vaca, pagando dos ducados al llevársela y un tan por ciento de los beneficios obtenidos al año por la vaca y las crías; comprometiéndose a pagarla en caso de perderla. Para saber la vaca que se llevaba cada uno lo hacían anotando el color de la vaca, si tenia alguna pinta o seños y la edad o años que tenia; las fechas las contaban de Santo a Santo; lo explicare con un ejemplo para mayor comprensión: “yo fulano de tal me comprometo a tomas y todo una vaca de la alparceria del Santuario de Nuestra Señora de las Conjas de edad cuatro años, preñada, de color rojizo, por espacio de cinco años que comienzan a correr desde el día de San Juan en adelante con las propias condiciones de la alparceria”.
Hoy también existen en dicho lugar restos de esta ermita muy deteriorados por el paso de los años.

MONASTERIO BENEDICTINO.-
Hubo en Morgovejo más concretamente en el Monte de Torales, un monasterio benedictino y un abad del mismo llamado Guillermo de Sacramena. En tiempos de Fernando II, se dona el monte valdrigo a un tal Pelagio para fundar allí un monasterio.
Este monte llamado hoy Torales es famoso por varias leyendas sobre la desaparición del monasterio; existen restos muy desgastados, tales como una pila bautismal y edificaciones talas como: muros, paredes y piedras apiladas, etc.
Una famosa leyenda que es comentada muy frecuentemente entre las gentes de mi pueblo es: “Existía un pueblo en Torales, se celebró una boda a la cual estaban invitados todos los vecinos del pueblo excepto una anciana, al ir a coger agua de la fuente para hacer la comida se introdujo en el cubo una BAQUIRUELA (venenosa), al hacer la comida para el banquete con esta agua, se envenenaron todos, y la anciana como era la única superviviente al morirse ella lo legó todo para el pueblo de Morgovejo”.

CASTILLO DE PEÑAFIEL.-
Se encuentran las ruinas de este castillo en las estribaciones del monte Tejedo, detrás de la sierra de la Canalina, donde nace el arroyo de Valdecastillo. Muchos libros referentes a castillos hablan de él, pero lo cierto es que de su ubicación nada concreto sabemos, es un enigma para los historiadores de hoy.

PUENTE DE VILLAESCUSA.-
Puente de origen romano. Está formado por dos arcos desiguales con elevamiento o lomo en la parte central, por él pasaba la antigua calzada romana.
Actualmente fue renovado en el año 1980 por la gente de Morgovejo, gracias a lo cual se conserva en buen estado a pesar del desgaste del viento y la lluvia continuamente.

CASTRO CELTA.-
“En una pequeña meseta rodeada por la Canalina, la Valleja del Corzo, el Prao del Escribano y la Valleja de la Varga se encuentran las ruinas de uno de los Castros celtas mejor conservados” (4)

II-II.- LAS CONJAS

LAS CONJAS.-
Es el límite de Prioro y Morgovejo. Desfiladero de las Conjas, paraje geológico de unos cuantos kilómetros de extensión, piedras encajonadas y apretadas entre si por fuerzas descomunales de la naturaleza con cuya presión quedaron unidas tan solidamente, y que no pueden destrabarse ni a golpes de pico. Su color es verde y amarillo y cuando los rayos del sol las ilumina desde su ocaso adquieren tonalidades cobrizas brillantes de aspecto impresionante.
Son parajes de serena majestad y gran belleza, y causan admiración y asombro.
La formación de estos terrenos de conglomerados la explican los geólogos modernos por los efectos mecánicos del agua corriente. Así como durante una inundación o merced a un torrente vemos depositarse lechos de limo, arena y casquijo, que arrastran las aguas en gran cantidad, hasta formar bancos enormes, así se explica en principio la formación de estas grandes masas, que por sucesivas transformaciones debajo del agua, se fueron consolidando convirtiéndose la arenisca y el casquijo en masa sólida, apretándose y encajonándose con la presión poderosa del agua y el propio aumento del volumen de los guijarros, hasta aparecer en el estado en que hoy las vemos. Este es el origen de la formación de las Conjas, y aquí la teoría queda comprobada con la tradición de que aquellos parajes abiertos donde está el pueblo de Prioro, fueron en tiempos un inmenso lago que subió a descomunal altura. Hasta que un día las fuerzas poderosas que allí actuaban siglo tras siglo, rompieron al fin la muralla de rocas que las contenían y se desbordaron furiosamente las aguas, arrastrando enormes masas de piedras, formando la hoz, garganta o desfiladero de las Conjas.
Hoy día es el lugar preferido por los veraneantes y gestes del pueblo para pasar allí sus tardes libres, irse de merienda o simplemente respirar el aire puro y sano de los pinos y darse un baño en las cristalinas aguas del río Cea.
Lugar preferido también por la juventud para hacer sus meriendas, comidas, cenas y demás juergas.


II-III BALNEARIO DE AGUAS TERMALES

BALNEARIO.-
“Broto del agujero un chorro de agua cristalina que olía a azufre” (5)
Se encuentra a la salida de Morgovejo, hacia Prioro, muy cerca de la Vega de Villaescusa. Era un hermoso edificio rodeado de prados cuajados de flores con gigantescos tilos, y hoy por desgracia casi en completa ruina.
Las aguas son sulfurosas de un color amarillento, con tonos metálicos y un fuerte olor a azufre, que brotan de un pozo.
El Balneario estuvo en auge desde 1890 hasta 1970, sufriendo una espectacular caída, con lo cal el magnifico y señorial Balneario, en algunas épocas muy florecientes, paso engrosar la lista de los edificios abandonados.
Estos años en los que el Balneario no prestaba los servicios para los que fue creado, alternaban grupos de jóvenes que hacían y hacen aquí sus acampadas veraniegas, jóvenes de cualquier punto de España, pasan aquí la mayor parte del verano.
Las enfermedades tratadas mediante baños y tomas orales, eran principalmente todas las relacionadas con la piel.
Las aguas medicinales de Morgovejo combaten las dermatosis, las afecciones pulmonares y el reumatismo.
Este Balneario tiene una pequeña capilla, hoy también cerrada, en la que celebraban las misas para la gente que se encontraba allí tomando sus baños, una capilla muy bien instalada, donde escuchaban también isa los jóvenes que acampaban en este maravilloso lugar.
Tiene una grandísima huerta toda ella vallada y poblada de toda clase de árboles frutales, se conserva verde y fresca la mayor parte del año, aquí en esta huerta es donde suelen montar sus tiendas la gente del campamento.
En la actualidad, ha sido comprado por un señor del pueblo vecino, y el actual dueño lo esta reconstruyendo poco a poco pero mas moderno; esperemos que dentro de un año como mucho nuestro Balneario vuelva a ser y estar de nuevo en pleno auge. volver al índice



CAPITULO III - FUENTES, ARROYOS Y RIO DE MORGOVEJO -

III-I FUENTES

La fuente o manantial, es el lugar del que brotan hilos plateados de agua que corren brillando al sol, a través de rocas o del verde terciopelo de los prados; tienen su origen, generalmente, en las filtraciones del agua de lluvia caída en la zona. (6)
Durante la época estival, gran parte de nuestras fuentes se secan, otras no llegan a secarse pero la cantidad de agua que transportan es mínima.
Al llegar las primeras nieves, las fuentes vuelven a nacer y muere la alegría amarillenta del Otoño.

FUENTE DEL CUERVO.-
Nace en la oquedad de una roca, en la cuenta del Arroyo de Torales, es la fuente más importante por la cantidad de agua y la calidad del mismo, es decir por lo riquísima que es. Esta fuente es la que surte la traída de agua del pueblo, la cual por su cantidad hasta hoy día no nos falta agua ni en verano.

FUENTE LA ESCUDILLA.-
También nace en una roca, recibe este nombre por su forma tan curiosa y lo cierto es que parece que estas bebiendo por una escudilla (taza pequeña de barro).
Se encuentra situada en la carretera de Caminayo, nada mas pasar el Puente Pomarín.

FUENTE EL MOSQUITO.-
Nace en Torales en medio de los prados, es muy grande y su agua es muy buena. Cuenta la gente mayor que recibe este nombre, porque había un niño muy travieso y un buen día le toca ir con las vacas acompañando a su padre y este le preguntó: ¿hijo donde queda la fuente el Mosquito? Y el chico ni corto ni perezoso le respondió: mire padre, coge usted un mosquito se coloca en el alto del campo y lo suelta, usted le sigue y verá como se dirige a la misma fuente de el Mosquito.

FUENTE DEL PUENTE GRANDE.-
Se denomina así por encontrarse situada al comienzo del puente Grande que da acceso al pueblo con la carretera.
De esta fuente se abastecía la mitad del pueblo cuando no existía el agua corriente en las casas; era digno de observar las colas de gente que se formaba esperando su turno para llenar los cubos, el alboroto que en varias ocasiones se producía por alguien que se había colado o que llegaba la ultima y quería colocarse la primera.
En la actualidad la tenemos casi en olvido, alguno que otro niño se acerca a ella para beber o jugar. Ha pasado a ser un adorno mas del pueblo.
Además de estas fuentes existen otras muchas pero ya de menos importancia, como por ejemplo: la fuente de la canalina, la fuente de tejado, la fuente de cerrado, la fuente de las vegas, la fuente de san blas, la fuente de los inciertos, etc…

III-II ARROYOS

ARROYO DE LAS CONJAS.-
Hace de limite en las demarcaciones de Morgovejo y Brioso y desemboca en el mismo puente de la Conjas.

ARROYO VALDECASTILLO.-
Nace en las ruinas del castillo de Peñafiel y desemboca cerca de las Conjas, (en la cruz de la carretera).

ARROYO DE LA VARGA; ARROYO DE RIJOSAS.-
Desembocan cerca del Balneario. De ellos sale el agua para regar los prados del Valle de la Varga.

ARROYO DE TORALES.-
Sale a desembocar justo donde nace la fuente del Cuervo. Gran parte del verano se encuentra seco sobre todo cuando escasean las lluvias.
Todos estos arroyos vierten sus aguas al río Cea.


III-III EL RIO CEA

El río nace generalmente en la montaña, de la fusión de las nieves o de muchas fuentes.
Está sometido a periodos de aguas abundantes y a periodos completamente secos.
EL RIO CEA.- Nace en Prioro en Peña Prieta, recoge debajo de Prioro las aguas del río Codijal y mas abajo las del río Tejerina o Retejerían que a su vez se engrosa con las de Mental. En Morgovejo vierte sus aguas al Cea el río de Caminayo y luego este se limite a aceptar pequeños arroyos como los de Valderrueda, Villacorta y solamente en las inmediaciones de Puente Almuhey recibo al mayor de sus afluentes que es el Tuéjar.
Es un río solicitado por los pescadores, debido a sus riquísimas y finas truchas.
El Cea riega las provincias de León y Valladolid para ir a desembocar en el Esla después de discurrir respenteando por montañas y llanuras en constante pelea:

“La corriente del Cea discurre lenta
por los terrenos inhóspitos del soto
cuando descarga furiosa tormenta
el caudal rugiente se desborda loco” (7) volver al índice



CAPITULO IV - FAUNA, FLORA Y MONTES DE MORGOVEJO -


IV-I LA FAUNA

Nuestros montes constituyen un lugar privilegiado para albergar a una serie de animales que necesitan amplia libertad de movimientos para su vida y desarrollo, encontramos los siguientes animales: el ciervo, el rebeco, el corzo, el jabalí, la liebre, el conejo. Junto a estos conviven animales dañinos como: el oso pardo, el lobo, el zorro, la garduña, la marta, la ardilla, la comadreja, el tejon, el gato montés, el turón, etc…
Entre las aves podríamos citar un sin fin de variedades como: el urogallo, el águila real, el buitre común, el milano real, el milano negro, el alimoche, el gavilán, el cernícalo, el cuervo, el mochuelo, el búho chico, el pica pinos, la polla de agua, la lechuza común, la paloma, la cigüeña, el pato azulón, la urraca o pega, la perdiz, la codorniz, etc… sin entrar a especificar la gran familia de pájaros mas pequeños como pudieran el tordo, el cuclillo, el jilguero, el pardillo, el mirlo,….o aquellos que le son mas familiares al hombre como la golondrina, el vencejo o el gorrión.
De los reptiles son frecuentes la culebra común, la culebrilla de cristal o liso, la culebra de río, la víbora, etc… La rana, el lagarto, lagartija, salamandra o el sapo y la rana con igualmente conocidos.
Les especie piscícola es muy reducida en familiar, pero rica en numero. En nuestros ríos encontramos la doble variedad de truchas, a saber la común y la arco iris. Asimismo el barbo común boga, llamado vulgarmente pez y la anguila casi extinguida se encuentra solo en el río Esla.
Nuestros ríos y arroyos son igualmente muy ricos en cangrejos.


IV-II LA FLORA

La diversidad climatológica y las distintas altitudes de nuestra comarca condicionan enormemente nuestra abundantisima flora y hacen que sea muy variada. Se caracteriza en general por los árboles de hoja caduca, no faltando tampoco géneros de hojas perennes. Son abundantes asimismo los prados naturales.
Abunda en nuestra montaña el haya que se produce en lugares calcáceos y húmedos, situados al Norte, por lo que suelen ser sombríos, mientras que en las solanas los bosques están poblados por el roble en sus distintas variedades. Hoy los robledales resultan diezmados o destruidos por las sucesivas cortas, envejecimiento, incendios o haberse recuperado estos terrenos para cultivo.
Otro árbol de nuestros bosques y en Morgovejo el mas abundante, por su gran pinar uno de los mas importantes y primeros de España es el pino. Hay enormes lienzos de montaña poblados de pinos, que le dan al pueblo ese aroma y frescor tan agradable y sano.
Existe una mojonera en dicho pinar llamada “La mojonera de las siete cruces”, divide siete pueblos que son: La Villalmonte, Renedo de Valdetuejar, San Martín, Taranilla, Valderrueda, La Sota y Morgovejo.
Sobresalen en el pinar dos cruces, una de hierro y otra de madera más grande que la anterior, puestas por los misioneros. A la de madera se la llama “La Cruz del Tollo”, cuya fiesta se celebra el segundo domingo de Mayo.
Para la fiesta la gente sube a la cruz poco a poco desde buena hora de la mañana para escuchar la misa que ese día se celebra en la cruz, una vez celebrada la misa se bailan jotas, se juega, se cuentan chistes hasta la hora de la comida. Para la comida se invita a todo el pueblo a escabeche y vino.
El vino se comprometió a pagarlo un maestro de Prioro llamado Don Jesus Herrero mientras viviera y el pueblo con sus fondos paga el escabeche.
Una vez se ha comido sigue la fiesta y el baile hasta altas horas de la madrugada.
Continuando con el tema de la flora, también existen el acebo, avellano, abedul, encina, tejo, espino alvar, etc…
Como arbusto habrá que citar entre otros el rosal silvestre o escaramujo, la zarzamora, el arandino, el espino, el salguero, el piorno, la escoba o retama, el brezo o brecina, el helecho, el romero, las zarzas etc…
Entre las plantas de mata baja nos encontramos con musgos, tomillos, orégano, te de la peña, manzanilla e infinidad de otras variedades.
En las vegas y valles por ser lugares frescos y de mas fondo y fertilidad, crecen apiñados el chopo, el negrillo, el nogal, el fresno, el lilar, el manzano, el peral, el cerezo, el cirujal, la acacia etc… Hay zonas dedicadas al cultivo de las hortalizas como la patata, la remolacha, el nabo, la col, la lechuga, la zanahoria, el ajo, la cebolla, las habas también llamadas fréjoles, alubias, el tomate, el pepino, el guisante, la acelga, las fresas y otras posibles plantas de importación muy fáciles de adaptar y aclimatar en esta zona.
Las zonas de secano (pocas) son mas aptas para cultivos de cereales como el trigo, el centeno, la cebada, los garbanzos, las lentejas, los arbejos o titos, etc….


IV-III NUESTROS MONTES

LA CANALINA.-
Es una cresta rocosa que de lejos semeja restos de una muralla o de uno de los castillo feudales edificados como nidos de águilas en lo mas alto de las peñas. Tiene rocas de mas de cuatro metros de altura, aquí han encontrado muchas monedas antiguas y otros objetos de gran valor que han sido llevados para el Museo de la Catedral.
Hoy día presta un gran servicio a los pastores, lo han cerrado por la parte abierta y han formado un corral para las ovejas.
“El unido día en que el sol se pone a la altura de aquellas montañas le llaman el día del beso de oro, por entre una rendija de la sierra envía a la luna un rayo de luz” (8).

MONTE GRANDE.-
Poblado principalmente por robles y hayas, tiene también piornos y escobas. (9).
Existen otros montes como el de la Puente, el de Valdehoyo, el de la Costana, el monte Viejo, etc.
volver al índice


CAPITULO V - LA INDUSTRIA EN MORGOVEJO -


V-I; LA GANADERIA

Las características de suelo y clima españoles determinaron desde los tiempos más antiguos una activa dedicación de la ganadería, especialmente de aquellos ganados adaptados a clima y pasto secos, como el ovino y el cabrio.
La gente de Morgovejo por lo general son ganaderos y labradores sin contar un número no muy grande ni muy pequeño que se dedica a la minería.
Entre los animales que viven en cautividad mencionare el ganado bovino, el ovino, el caprino y la cerda. Es importante el numero de gallinas, casi todos los vecinos de dicho pueblo tiene el que mas y el que menos unas cuantas gallinas para su arreglo, pero es insignificante el numero de palomas, patos, pavos, etc.
Las dos razas dominantes de ganado son las vacas y las ovejas.
Se cría aquí la vaca en tres modalidades: de carne, leche y trabajo.
La mayor parte de la gente son mineros retirados, estos mineros se han comprado una pareja de vacas para trabajar el campo y otra de leche para compaginar con su pobre sueldo, rara es la familia que no tenga por lo menos un par de vacas, luego existen cuatro o cinco familias que viven únicamente de las vacas y tienen un gran numero de ellas y varios compaginan la cría de vacas con la de ovejas.
En cuanto a las ovejas hay que hacer constar que si bien las que pasan aquí todo el año son churras o entrefinas.
La mayor parte de la gente que se dedica a las ovejas son jóvenes que no encuentran trabajo, o que ya han terminado sus estudios o simplemente siguen la tradición de sus padres o no quieren abandonar el pueblo y se compran cincuenta o cien ovejas como comienzo para poder vivir.

V-II; LA AGRICULTURA

“Cuando el hombre empezó a organizar su vida de forma menos rudimentaria y salvaje, inventó la agricultura. La agricultura es, pues, el primer paso hacia la civilización en el sentido que hoy damos a esa palabra.” (10)
Los primeros campesinos solo podían explotar el suelo de manera muy imperfecta y, por lo tanto, un campo solo podía cultivarse con provecho durante breve tiempo: la tierra, trabajada solo superficialmente y obligada a alimentar siempre a la misma clase de planta, se empobrecía muy rápidamente, y era necesario trasladar a otro lugar la actividad agrícola.
Como todas las demás actividades humanas, la agricultura también se perfeccionó con rapidez, esto sucedió cuando apareció el arado, el hombre aprendió a utilizar los abonos para alimentar los suelos explotados, trajo el agua donde la naturaleza del terreno la requería e incluso consiguió librarse de ella donde su presencia amenazaba pudrir las cosechas.
Desde aquel día hasta nuestra época, la agricultura ha progresado.
Hoy día la agricultura es todavía la actividad más extendida e importante del hombre. Con el aumento de las necesidades alimenticias de la humanidad, las tierras cultivadas se han extendido y se extenderán cada vez más.
En nuestra zona se simultanean la agricultura y la ganadería.
Hay que reconocer que la agricultura en Morgovejo cada vez es mas escasa sobre todo en la alta montaña, debido a los largos inviernos y a las pequeñas extensiones de cultivo que dificultan la mecanización, y aunque es mayor en las partes bajas, se observa que cada vez va cediendo terreno a la ganadería. Por este motivo aumentan las praderías naturales y se crean otras artificiales a base de cultivos de alfalfa, trébol, maíz y cebada.
En Morgovejo en concreto las tierras cultivadas son arcillosas y poco profundas; su propiedad esta repartida, y no existen colonos ni aparceros. Las de regadío se riegan con agua de los ríos y arroyos, conducida mediante canales. Se destinan a patatas, alubias, alfalfa y prado.
Las tierras sin riego alguno se destinan a patatas, trigo, centeno, avena y cebada. Estas tierras se siembran todos los años, alternando los productos, para lo cual se ponen de acuerdo los agricultores e intercambian sus tierras para que no les coincida dos años con el mismo producto.
Las labores agrícolas se realizan con ganado vacuno. La agricultura es muy dura, prácticamente la gente se pasa la mayor parte del año en el campo, en verano tienen que recoger la hierba, luego regar los prados para poder recoger un poco de otoño y el resto del año se lo pasan limpiando los prados, sembrando patatas, garbanzos, fréjoles, lentejas, remolachas, berzas, nabos, cebollas, ajos, etc…. Una vez sembrado todo esto tienen que limpiar cada poco la maleza que crece entre ello, y una vez que lo recogen, lo tienen todo limpio y guardado que ya comienzan a caer las primeras nevadas entonces se puede decir que descansa esta gente, pero no del todo, ya que ellos siempre encuentran y tienen algo que hacer.

V- III; LA MINERIA

Quedan muy pocos mineros que a las siete de la mañana tomen el autobús que se dirige a la mina para meterse en un pozo profundo, fantasmal, desprendiendo humedad por todas partes.
La mayo parte de los mineros que trabajan hoy día en la mina es gente joven cegados mas que nada por el dinero, y no se puede decir que van engañados, que no saben donde se meten, que en un par de años ya no tendrán casi salud porque como se suelo decir en estos casos el que mas y el que menos todos lo hemos mamado. Quien no se acuerda de pequeño ver llegar a su padre con el rostro negro, casi sin poder respirar, y quien no se acuerda de oír repicar las campanas y las voces que anunciaban otra desgracia ocurrida en la mina, ver a las madres con una vela a Santa Bárbara pidiendo y esperando con impaciencia la llegada de su marido y “pobre de aquella que se había quedado viuda”, “pobre de la madre que la había tocado perder a su hijo de manera trágica”.
En todo el valle hay presencia de carbón y hubo varias minas en explotación, pero siempre en pequeña escala, sin intervención de las grandes Empresas, no descartándose la posibilidad de que existan ricas vetas carboníferas a grandes profundidades. En la actualidad hay varias minas en explotación.
La silicosis, silenciosa y mortal, jamás será compasiva ni clemente acabará estrangulando a su presa por falta de oxigeno.
He aquí una poesía dedicada a la industria minera:

INDUSTRIA MINERA

“Nuevas galerías se están perforando,
el “criadero” ya se va aproximando,
murallas roquizas lo están guardando,
la dinamita se va transportando.

Mortíferas cargas van extendiendo,
hombres del grupo se van dispersando,
agujeros profundos taladrando,
los potentes cartuchos “atacando”.

Los “artilleros” están esperando,
los detonadores se van poniendo,
retorcidas mechas van encendiendo,
“barrenistas” escapan corriendo.

Y se produce el horroroso estruendo,
el humo y el polvo les van envolviendo,
montañas de rocas bajan rodando,
el negro carbón se va desprendiendo…;
“la industria minera va floreciendo”.

Debajo de ti, viajero,
y más profundo que el río,
saca carbón el minero,
para librarte del frío.

Por carreteras, y retorcidos senderos,
curtidos sus rostros con el color moreno,
van silenciosos los abnegados mineros,
despierta la mirada y el corazón sereno.

Con sol y con aguaceros,
con nieves o con nieblas,
avanzan los mineros, desafiando
las tinieblas.

Enfundado en sencillo traje minero,
y luchando contra el sueño su retina,
abandona su confortable casina.

Con tesón emprende el rutinario camino,
llevando la merienda y su bota de vino,
y de dirige a la misteriosa mina.

Calzado con recias botas de cuero,
se introduce en el tenebroso agujero,
cuando aún parpadea el último lucero”. (11)


V-IV; LA EXPLOTACIÓN DE CARBON A CIELO ABIERTO

Como todo el mundo sabe hay dos grandes formas de obtener el carbón: la explotación tradicional, subterránea (la mina) y la explotación a cielo abierto (el desmonte). Este tipo de explotación es mas reciente, y en el sector del carbón hace pocos años que se utiliza, aunque su desarrollo, en poco tiempo, ha sido muy considerable.
El desmonte tiene una característica fundamental: su gran productividad; esto supone, por una parte, que el carbón existente en las reservas se agote rápidamente, y por otra parte, la reducción escandalosa de puestos de trabajo.
La mina, por el contrario, explota mas racionalmente el carbón, por lo que las reservas no se agotas más que a largo plazo y al mismo tiempo permite no solo el mantenimiento de puestos de trabajo, si no la creación de otros nuevos.
Es nuestra zona, estas consideraciones tienen, en la historia mas reciente un reflejo evidente; mientras que la explotación mediante minas dio trabajo a los hombres del país durante decenios, la explotación mediante desmontes dejo a la gente en la calle, acabó con algunas reservas en cuatro días, y los pocos que tuvieron trabajo lo fueron de otras regiones, mientras que los de nuestros pueblos hubieron de emigrar o, en todo caso, buscar trabajo en las minas de Guardo y alrededores, que, con gran acierto, se han mantenido con los métodos clásicos de explotación, y a la vista está su aportación.
El desmonte supone la ocupación y destrucción tanto de terrenos comunales como fincas de particulares que aunque a veces se puedan considerar bien pagadas, casi nunca lo son si se tiene en cuenta que los terrenos ocupados con prácticamente irrecuperables para la agricultura y la ganadería, que junto con la minería como ya hemos dicho son los pilares económicos de la zona.
Hoy día existen dos desmontes en Morgovejo en pleno auge, que son el del pinar y el del monte grande. Raro por no decir que ninguno, es el joven que trabaja en los desmontes propiamente dicho de Morgovejo. Hay gente trabajando de Asturias, de Andalucía, de Madrid, etc…
Concluyendo, la explotación a cielo abierto supone un perjuicio tanto para los trabajadores como para nuestro pueblo y nuestra zona.


V-III-II; TECNICA DE LA ELABORACION DEL CARBON VEGETAL

Antes de adentrarnos en un breve estudio del carbón vegetal, veamos como los hombres conocieron la existencia de los inmensos yacimientos en el subsuelo.
Los hombres primitivos, al excavar cavernas para resguardarse del río y defenderse de la continua amenaza de las fieras, se encontraron materiales leñosos semifosilizados que resultaron óptimos para encender el fuego. Tales materiales se usaron después para la elaboración y fusión de los metales. Si se excavaba a mayor profundidad, en los lugares donde se encontraban los yacimientos, los materiales recogidos se presentaban más compactos, más duros, más negros, y se revelaban más inflamables. Este descubrimiento indujo a los hombres a profundizar en los trabajos de excavación hasta donde lo permitían los instrumentos que poseían y la posibilidad de respiración en las cavernas y galerías.
Toda la zona está ampliamente provista de robledales de los cuales hacían su carbón vegetal. Se comenzaba trayendo muchos carros de leñas apropiadas en grosor, se cortaban en trozos de hasta cuarenta centímetros, se apilaban en pirámides. Tenían dos o tres tiros horizontales al pie de la base que servían para regular el tiro preciso para su combustión lente; una chimenea vertical era el punto de salida de los gases y humos. Y toda la pirámide se envolvía con tierras o lodos.
Allí empezaba la lenta combustión hasta convertir los trozos en carbón. Eran seleccionadas las ramas siendo mejores las que mas corteza tenían. Cada montón contenía unas diez toneladas de las que se sacaba un tercio aproximadamente de carbón puro aprovechable y apto para los típicos braseros de bronce o cobre.
“Estos carbones eran transportados en grandes caravanas de carros que se dirigían a Joarilla para su venta en los mercados. El viaje de regreso lo hacían cargados de vino para el consumo del año.
Solían hacer una gran parada en el Caserío de Truebano, pasado Almanza; era uno de los sitios de parada fija, un alto en el camino. El ambiente era pintoresco y constituía una estampa llena de atractivo al estilo de las caravanas del Oeste americano, estampa típica aquella cadena de carros a paso lento sin pausa pero sin descanso, rítmica y acompasada al esfuerzo de sus vacas que les ayudaban una vez mas en esta pesada y larga faceta del transporte”. (12) volver al índice


CAPITULO VI - USOS Y COSTUMBRES -

LAS BODAS

Se pactaban mediante arreglos entre los padres de los novios. El novio regalará las vistas de la novia. Por una oveja de más o menos, fijada en los tratos de la dote, la boda puede irse al traste. Una vez llegados a un acuerdo y cuando los mozos del pueblo huelen que se ha fraguado trato en firme, como por arte de magia aparece un pequeño reguero de paja que va desde la casa de la novia a la del novio. Ambos pasan sonrojo y un poco de vergüenza, de esta forma deja de ser secreto y se entera la gente de que hay boda a la vista. El día de la boda la familia e invitados del novio celebran por la mañana y en casa de éste el acontecimiento, matan carneros para el banquete nupcial y comen las morcillas. En la casa de la novia sucede otro tanto, desayunan a base de vio y morcillas.
Luego los novios se visten para la ceremonia. El novio estrena su primera capa pues esta solo corresponde a los casados; los mozos no las llevan. Luego el volteo de las campanas anuncia la misa de bodas. A esta señal desfila la comitiva del novio, hacia la casa de la novia, encabezando la marcha éste y el padrino, siguiendo la senda que un día marcó la indiscreta paja. Al llegar a casa de la novia cuya puerta ha sido previamente cerrada, al padrino de tres golpes con el aldabón. Desde dentro contesta el padre de la novia con la frase ritual:
¿Qué se ofrece?.
“Somos nosotros, fulano y mengano, responde el padrino, que venimos por la prenda que usted ofreció entregarnos”.
Entonces el padre de la novia abre la puerta y dice: “Si señor, pasen ustedes, aquí está la prenda ofrecida a su disposición.”
Aparece la novia con los suyos en el portar engalanado con colchas y tapices, y extendida en el piso como alfombra, la mejor manta de la casa. Los novios se arrodillan y en una escena enternecedora las mujeres lloran sin motivo aparente, pero lo hacen acompañando la tierna despedida de la madre de la novia.
Grita la madre: Yo te crié y te cuidé en Dios; quiera este que el que te lleva te trate igual que yo; a él le perteneces ya. Las mujeres se despiden de la novia con frases cariñosas y compungidas. A continuación se adelanta el padre de la doncella hasta el centro del tapiz y echa la bendición a los novios que permanecen arrodillados en señal de sumisión y obediencia filial.
Una vez recibida la bendición, los mozos redoblando los tambores y disparando cohetes, salen para la iglesia, rompiendo la marcha, les siguen la comitiva del novio, luego la de la novia y por último, las mozas.
Se celebra misa solemne y al concluir ésta y en el portal de la iglesia, la novia se despide de todas las mozas, abrazándolas una por una, y la madrina reparte entre ellas avellanas y dulces. Las mozas y por parejas cantan coplas alusivas a los novios, algunas ingeniosas y otras, deformadas por el uso, desentonan en su rima. Casi todos los cantares terminan en el siguiente estribillo:
“Compañera, tú ya vas,
cuándo iremos las demás
compañera, tú ya fuiste,
cuándo iremos, estas tristes” (13)
Al regreso de la iglesia desfilan en el mismo orden, pero con los recién casados juntos. Cantan las mozas, y los mozos tiran cohetes sin cesar rompiendo el silencio del pueblo con un descomunal estruendo.
Al llegar a casa de la familia del novio abraza a la novia y la de éste al novio. Con este abrazo se da el visto bueno al entroncamiento de ambos apellidos. Con cada abrazo se acompaña la frase de rigor: “Dios vos haga buenos casados y vos dé hijos para el cielo”.
A las doce en punto se celebra la comida de bodas y a los postres se reparten exquisitas rosquillas, de las cuales los invitados solamente comen una casa uno, reservando todas las otras para invitar a todos los vecinos que no tienen parte en la boda.
Por la tarde presiden los novios con sus padrinos un baile popular, cumpliendo su papel muy dignamente.
Otra ceremonia por la tarde consiste en la entrega por la madrina de la rosca de bodas. Las mozas haciendo corro cogidas de las manos danzan cantando alrededor de la novia.
En otro corrillo separado, festejan los mozos al novio comiendo y bebiendo, pero con menos bullicio.
La tornaboda se celebra al domingo siguiente.
Desde el día en que se casan, los novios dejan de ser fulano y mengana, se les llama ya el tío fulano y la tía mengana. La novia se despoja de sus galas de soltera y viste otras prendas más en consonancia con su nuevo estado. El novio pasa al escalafón de vecinos con voz y voto en los Concejos.

EL MAYO

Árbol alto recto que se planta con motivo de la Primera Misa en honor de un nuevo sacerdote, y en su pueblo de origen.
Se presenta sin corteza, limpio y con su aguja apuntando al cielo, marcando el camino imaginario que seguirán las oraciones ofrecidas por los hombres a su Creador.
Mayos que se yerguen como símbolos proclamando las “Primas Misas Cantadas”. Solemnemente cantadas entre el mas entusiástico fervor popular con la asistencia de todos los habitantes del pueblo y de otros lugares cercanos, el acompañamiento de los familiares henchidos de legítimo orgullo, el vocerío de los chicos, el cántico de los mozos, el estampido de los cohetes, el volteo incesante de las campanas. El pueblo se ha vestido de fiesta, uno de sus hijos hasta hace poco tiempo apenas un rapazuelo ignorado que ha ido creciendo en el anonimato, pasará de repente a ocupar el primer plano de la actualidad en toda la Comarca, tomando la antorcha del relevo en una vacante dejada por los Apóstoles de Cristo haciendo místicas bodas con la Iglesia y ejercitará el sagrado ministerio de Pastor de las almas y Servidor del templo. Porque el Maestro les dijo: “Id, y predicad el evangelio a todas las gentes.”
La iglesia lucia sus mejores galas, voluminosos ramos de flores adornaban los altares. Los coros entonaban sus cánticos con armoniosa voz, fruto del repetido entrenamiento; ka fervorosa multitud también participaba masivamente en los cánticos. Toda aquella solemnidad hacia vibrar la sensibilidad de los feligreses acelerando el ritmo de sus corazones. Aquel guaje que hasta hacia muy poco tiempo participaba de la vida rutinaria de la aldea, tras unos años de estudios en el Seminario, venia convertido en todo un señor cura. Los padrinos de la ceremonia ataviados con sus mejores trajes, representaban dignamente su papel. Los padres del nuevo sacerdote, curtidos por la dura brega de los trabajos a la intemperie, son sus rostros morenos tostados al sol, manos encallecidas por el arado, y frentes arrugadas por el transcurso de los años, pasaban por el momento de felicidad mas culminante de su vida, se convertía en realidad el sueño de sus aspiraciones; pues su hijo era cura.
Todas las miradas convergían sobre la figura central del nuevo sacerdote. Su nerviosismo era tan acusado, que ala enjugarse los dedos casi se le cae el cornija. Estaba mas que justificada la emoción incontenida y manifiesta que reflejaba su rostro.
Continuaba la ceremonia. El nuevo cura, que se movía con ademanes solemnes rodeado de tenues nubecillas de incienso, agitado por la emoción, por la felicidad y por aquel ambiente cargado de asfixiantes perfumes, seguía la celebración de la misa como un autómata, guiado muchas veces por sus compañeros, sintiendo que las piernas le flaqueaban, que vacilaba su robusto cuerpo de atleta, y sostenido únicamente por temor de que la debilidad le hiciera incurrir en algún sacrilegio. Como si se moviera en las nieblas de un sueño, realizó todas las partes que quedaban del misterio de la misa; con insensibilidad que le asombraba, verificó aquella consumación en la que tantas veces había pesado emocionado, y después cayó desvanecido en la poltrona, cerrando los ojos, y sintiéndose sofocado por aquella antigua casulla codiciada por los anticuarios, orgullo de la parroquia, y que tantas veces había mirado él, siendo seminarista, como el colmo de sus ambiciones.
La madrina le lavaba y perfumaba las manos para la recepción final.
Toda la compacta masa abalanzábase al altar mayor para ver de cerca al nuevo cura.

PAGAR LA PRENDA
Al mozo forastero que pretende a una chica del pueblo le imponen la obligación de convidar a los mozos a vino, pan y queso.

RASTRO DE PAJA
Para dar por hecho que un varón rondaba a una doncella. Satisfaciendo la curiosidad de los vecinos que de esta forma descubrían los amoríos de las parejas en trance de cargar con el yugo matrimonial.
El reguero de paja que hacían los avispados mozuelos desde la casa del galán hasta la casa de la amada producía cierto sonrojo a los amantes y gran regocijo a los traviesos mozalbetes y al resto del pueblo, suspicaz y socarrón.

LA CENCERRADA
Se empleaba cuando había casamiento de viudos. Los mozos empleaban cencerros, botes y cualquier cosa metálica que produjera ruidos, cuanto más infernales mejor. Se llevaba a los novios el día de la boda en carro de bueyes engalanado, hasta la iglesia y se les devolvía a su casa en medio de la algazara y el ruido más estrepitoso.

EL RAMO
Por San Juan, Pascual o el día de San Valentín, los mozos ponen un ramo a las mozas y en la iglesia o ermitas. Este ramo suele ser una rama de pino adornada toda ella con rosas y demás flores.
“Parece una costumbre matriarcal de culto a la mujer”. (14)
Hermosa y sugestiva costumbre galana que hoy día sigue en práctica.

LOS BOLOS
Constituyen aún en el día de hoy el juego favorito de los domingos y días de fiesta. Es común para todas nuestras comarcas la cancha o castro con sus nueve bolos colocados de tres en tres, acompañados de otro más pequeño llamado miche que viene a ser como el comodín del juego. Es la mayor parte de los pueblos se usa la bola semicilíndrica o cacha, pero en la alta montaña se emplea la redonda. Es importante derribar buen número de bolos, pero la jugada reina es el ahorcado.
Se lanza la bola para tirar el mayor numero de bolos y si fuera posible el miche. Gana el que mas tantos se anote o enemigos destruya.

LA LUCHA O ALUCHE

Peleas singulares en que los mozos lucen sus fuerzas, habilidad, maña y destreza para vencer y derribar al contrario.
Son de ver y admirar la ligereza y los puños de los muchachos, fuertes como las peñas, sanotes, de amplio pecho y férreos hombros, que cogidos de la correa del pantalón, echados uno contra otros, apoyándose mutuamente en el hombro izquierdo, van y vienen en medio del circulo de espectadores, pugnando por derribar al contrario, levantándolo a puros puños y logrando hacerle ir al suelo, sin zancadillas ni trampa de mala ley. Y el que quede vencedor, serenos, cruzado de brazos, resoplando como un fuello, espera al nuevo atleta que salga a disputarle el triunfo y que acaso está ya disponiéndose para lanzarse a la pradera, descalzo y remangados los pantalones hasta por encima de la rodilla para quitar estorbos.
La lucha leonesa, que sin duda arranca de la época de los celtas, aquí se la conoce con el nombre vulgar de los aluches. Este tipo de competición ha sido reformado y actualizado en cuanto a su organización.
Al fin se decía que siempre se imponía una buena maña contra la fuerza. volver al índice


CAPITULO VII - LA GASTRONOMIA -

Nuestra tierra posee una cocina muy interesante, favorecida por la variedad y calidad de sus productos.
Entre las muchas recetas de platos típicos que pudiéramos escoger, citaré los siguientes:

EL COCIDO
Es plato fuerte. Es común en toda nuestra comarca con motivo de la comida familiar que se hace el día de la matanza del cerdo.
Primer plato, se hace con el caldo de la olla, porte o puchero, al que se agrega pan, o bien fideos u otras variedades de pastas.
Segundo plato, garbanzos mezclados con berza o patata y a veces con nabos.
Tercer plato. Un trozo de carne fresca, tocino (barbada), cecina, chorizo de cerdo puro, chorizo sabadiego, androja, morcilla y relleno.
“Al terminar de comer todo esto, queda uno como blindado, con mas energía que Sansón.” (15)

LA PARVA
Consiste en una o varias copas de aguardiente alternando con pan tostado o galletas.

LA CALDERETA
Se necesita aceite, carne, cebolla, pimentón, sal, ajo y laurel.
Se prepara fuego de leña y en una caldereta se va echando el aceite y la cebolla, la cual una vez dorada se retira.
Luego se echa la carne que suele ser de oveja, se fríe y se caldereta bien. Luego se esparce un poco de pimentón con un poco de agua para requemarlo y a continuación se va añadiendo mas agua hasta cubrir las tajadas.
No hay que olvidar el laurel, se pone todo ello a cocer hasta que merme el caldo y cuezca la carne y finalmente se echa el ajo en un poco de caldo.
Este plato ha sido siempre favorito de los pastores de montaña.

LA CHANFAINA

Necesita como ingredientes, aceite, cebolla, nuez moscada, hoja de laurel, pan, sal, hígado, huevos, pimentón, mantequilla de vaca o nata y sebo.
Se utiliza una caldereta de cobre que se pone a la lumbre, luego se vierte en ella aceite, hay que disponer de una cebolla entera que se abre con navaja, se deposita igualmente en el recipiente con el sebo correspondiente hasta ponerse dorada. No hay que olvidar tampoco la sal. Se pica el hígado en trocitos finos, se deposita en la caldereta con pimentón y un poco de agua y luego se le añade el laurel. Al romper a cocer se retira de la lumbre y se echa pan, el ajo, la nuez moscada, los huevos y la mantequilla hasta mezclarse bien todo. A los diez minutos se sirve, pues de lo contrario perdería la gracia.

LAS MIGAS
El día que se derrite la manteca o el unto del cerdo se hacia una fiesta familiar, depositándose esta en una caldereta de cobre juntamente con manzanas. El resultado se mezcla con pan y azúcar obteniéndose las migas. La manzana se reservaba de postre.

MORCILLAS LEONESAS
Sangre de cerdo o de oveja, cebolla, sebo de oveja o de vaca, pan, ajos, sal.
Se pica la cebolla en trozos finos, lo mismo que el pan y el sebo, una vez que este todo picado se mezcla en un arteso de madera, se le añade el ajo machacado y la sal y de deja que repose toda una noche, por la mañana se lo rocía bien rociado con la sangre fresca y se van llenando tripas que mas tarde se pondrán a cocer en una caldereta de cobre, una vez que ya estén cocidas se las dejas enfriar y luego se las cuelga en varales, cada vez que se desea comer una tendrá que ser nuevamente cocida.
Las morcillas se hacen siempre para las matanzas de los cerdos y para el día de la fiesta del pueblo.

RELLENO
Pan desmigado con un diente de ajo, un poco de perejil, un poco de chorizo, huevo batido con clara, enrollarlo en forma de empanadilla, freírlo y echar al puchero.

GARBANZOS DE VIERNES
Se echan a remojo la noche anterior y a la mañana siguiente se depositan en una cacerola donde se cuecen.
Este plato esta aun en uso en la mayoría de los pueblos de la zona.
Los ingredientes además de los garbanzos son: ajo, pan frito, pimentón, laurel, cebolla, sal, aceite, según los gustos de cada uno.

LA QUEIMADA
En un recipiente de barro se echa un buen chorro de aguardiente, azúcar abundante y un chorro de café; préndase fuego a la mezcla.
Se deja quemar un rato y luego se sirve.

ANDROJA
Manteca de cerdo, se envuelve con harina, sal y pimiento dulce. Hay que comerla muy caliente ya que si la dejamos enfriar al comerla se nos formaría una masa en la boca.

SEQUILLOS
Los ingredientes necesarios son: aceite, grasa de cerdo, azúcar, huevos, harina y orujo.
Se pone la grasa de cerdo a deshacer en una cazuela a la lumbre y se echa un poco de pan a resquemar, luego se mezcla el aceite, cuanto esta templado se añade el orujo y el azúcar.
Los huevos se baten en un recipiente aparte y a continuación se mezcla con lo anterior y se añade el harina. Se untan con clara de huevo y se ponen en una lata a cocer, prefiriéndose el horno de amasar. volver al índice


CAPITULO VIII - NUESTRO VOCABULARIO -


No nos encontramos aquí ante un caso de dialecto. Estamos dentro de una corriente castellana, ni más ni menos como es el habla de todos los pueblos de esta comarca. Perón un castellano con salsa propia, con eco de monte, de cocina y de cuadra; porque esa célula de la población nacional que llamamos pueblo está circunstanciada por elementos locales de posición geográfica y de tarea laboral que han de reflejarse en el lenguaje.
La expresión popular es la forma natural, elemental y espontánea del leguaje.
En principio, no solo cada sociedad, cada pueblo y cada familia, sino también cada individuo es libre de buscar y encontrar su propia manera de expresarse. Pero claro está que esta libertad se ve condicionada por ciertas limitaciones naturales: el individuo se amolda a la familia; la familia se adapta a las memas de un mismo pueblo; y el conjunto de pueblos, al establecer contactos entre si tienden a adoptar formas dialectales semejantes.
El yeísmo tan de moda actualmente; en Morgovejo está descartado por considerarlo sus gentes como una forma de señoritismo y refinamiento.
No creo que el laísmo sea adoptado por las gentes de Morgovejo.
“Creo que el yeísmo es aceptado algunas veces por personas de los pueblos, bajo pretensión de refinamiento cuando aparecen como forasteros en otro pueblo”. (16).
Son comunes ciertos apócopes: pa por para; na por nada: también ca por casa. Usase también el titulo de tío y tía aplicado a personas mayores, con el mismo sentido de respeto que los títulos de señor y señora.
El cambio de ado por ao es de uso tan común en todo el mundo de habla española, que hoy día se considera aceptable en la conversación corriente y se dice: cerrao, porfiao, prao, etc…
Algunas palabras, como el verbo jugar, tardaron mucho tiempo en introducirse en el pueblo, siendo sustituido por otros mas ambiguos, como andar y enredar y cuando jugar se atrevió a hacer su entrada, lo hizo en la forma incorrecta de juegar.
Ciertos nombres de árboles se hacen terminar en Morgovejo con la silaba al, como por ejemplo: cirujal, cerezal, andrinal, en lugar de ciruelo, cerezo, andrino.
Fuera de estos casos y ejemplos, el resto del vocabulario es de sabor local. volver al índice


CAPITULO IX - LA ENSEÑANZA -


El sistema educativo, el sanitario, los programas de obras publicas, las telecomunicaciones, por no hacer una relación interminable, están en contra de los que vivimos en el campo.
Piensen un momento en lo que tiene que gastar una familia del medio rural, por la simple pretensión de que sus hijos disfruten de un servicio básico como es la educación.

IX-I; LAS ESCUELAS

A nuestros padres hemos oído como funcionaba aquella Escuela Unitaria donde asistían 70 alumnos con un único profesor y donde todos o casi todos acababan la escolaridad obligatoria sabiendo las cuatro reglas y se defendían para escribir una carta.
Posteriormente existieron las Escuelas Graduadas, en la que se agrupaban los niños en pequeños, medianos y mayores y donde la población infantil era en numero elevado, asistido en pueblos grandes por distintos maestros.
En la mayor parte de nuestros pueblos, siguieron existiendo las Escuelas Unitarias.
Pasando el tiempo esto se vio insuficiente y se empezó a pensar en al E.G.B. escolaridad en niveles de 1º a 8º y en una especialización del profesorado. Esto proporcionaría una atención más directa al alumno puesto que seria mejor por el número y al estar agrupados por edades.
Así fue como en el año 1976 se cerraron las escuelas de Morgovejo y de los pueblos de la zona, se bajaron a los niños al Colegio Comarcal de Puente Almuhey, no sin la oposición de algunos pueblos que no la querían y a los que no les faltaba razón, puesto que aún hoy en día no esta este centro en condiciones de meter los niños allí, ya que la calefacción no funciona, no tienen agua la mayor parte de los días, varias aulas en concreto las de 6º, 7º y 8º se están cayendo y la cultura que les inculcan sigue siendo tan pobre como lo era antes en los pueblos porque los maestros mejor dicho las maestras que maestros no hay ni uno siguen siendo y continúan enseñando las mismas viejas lecciones de antes en cada pueblo.
La verdad sea dicha el bajar las escuelas de los pueblos para Puente Almuhey ha sido uno de los mayores fracasos por no hacerlo bien desde el principio.
El transporte de los niños desde los puebles al colegio se hace mediante autocares que dependen del Ministerio de Educación y Ciencia de transportes y Trafico.
El comedor lo tienen que pagar los padres algunos con bastantes sacrificios ya que no es nada barato y cada año lo suben bastante; en la actualidad paga cada niño de comedor cincuenta pesetas diarias que mas o menos supone al mes unas 1.500 pts; la mayoría de los padres tienen como mínimo dos o tres hijos en la escuela no ya en un colegio, teniendo en cuenta que casi todos los padres por no decir que todos son mineros retirados con una pensión que apenas supera las 25.000 pts al mes. ¿Cómo no se van a quejar las madres de que prácticamente es imposible hoy día hasta pagar a sus hijos la educación básica?.

IX-II LA PRECEPTORIA

Fundada por Dº Isidro Prieto, cuya función entre otras era formar curas y religiosos, carreras preferidas en aquellos tiempos, fue una cantera donde iniciaron los primeros estudios muchos futuros sacerdotes, hoy ya desaparecida es una casa mas del pueblo.
Antes una vez terminada la primera etapa en las escuelas pasaban a la preceptoria, y de allí al seminario de León.
Raro es el mozo de hoy día que no guarde recuerdo de aquellos años y mas que nada por las palizas recibidas de los sacerdotes que daban clase.
Todos los chavales de la zona terminaban estudiando en la preceptoria; como les quedaba lejos para ir y venir todos los días a casa, la mayor parte de ellos se quedaban de pensión en Morgovejo. volver al índice


CAPITULO X - HABITANTES DE MORGOVEJO -


El hombre del Cea además de ser esencialmente caballero y profundamente religioso, es austero y trabajador, al mismo tiempo abierto de carácter fuerte, activo y de visión clara, ahorrador y muy apegado a los suyo, cauteloso y suspicaz, ama la justicia y trata de mantenerse bien con todos y mal con ninguno.
Aunque algunos aseveren que la amistad es un intercambio de hipocresías, aquí en nuestras montañas no cuenta esa sentencia, cuando se brinda la amistad, por lo general suele ser leal, incondicional, desinteresada, fiel, pura y noble.
Dicen que somos gente de cabeza pequeña, no se si se refieren al tamaño o al seso; de todas formas sea como fuere existe un refrán que dice: nada importa tener la cabeza pequeña, si se tiene grande el corazón.
“Aquí son las mujeres menos fáciles, son los caracteres mas duros, y no se desgastan con los aguaceros del feminismo enclenque, ni se enmohecen con el hollín de las corrientes modernas. Hay quien lo atribuye al clima; pero yo creo que es debido al clima moral, a la educación solidamente cristiana de esta gente”. (17)
Las condiciones de vida de los que vivimos en el campo están muy por debajo de la media del país y las oportunidades de las que disfrutamos son infinitamente inferiores.
A pesar de esto, vamos mejorando, olvidando quizá un poco el concepto de pueblo tradicional: casas de barro y piedra calles encharcadas en la estación húmeda y polvorientas en la seca.
Por eso después de una etapa de retroceso y estancamiento de toda nuestra zona manifestada en una pérdida y envejecimiento de la población, en una baja de la actividad económica y en un letargo general, creo que estamos asistiendo a una tímida revitalización, en la que juega un papel importante la puesta en explotación de nuevo de las minas, la gente que en reducido numero todavía, vuelven a establecerse; los jóvenes que buscan aquí sus posibilidades de trabajo. Podemos verlo plasmado también en la construcción de viviendas, la gente que ha venido a establecerse montando su propio negocio y construyendo su propia casa.
Hoy día vemos felizmente que el aspecto externo de nuestro pueblo se transforma, se están pavimentando las calle, se colocó el alumbrado eléctrico de vital importancia en nuestras calles.
En 1980 Morgovejo tenia 270 habitantes, hoy día contando los que han regresado y la juventud que se ha quedado seremos unos 300 habitantes.
En la época estival este número de habitantes es triplicado, no solo con la gente que viene a pasar aquí sus vacaciones, sino también con los jóvenes que hacen sus acampadas que se turnan durante todo el verano.
Muchos jóvenes han colgado sus estudios y han decidido establecerse de nuevo en el pueblo como ganaderos, otros por el contrario han preferido el trabajo de las minas que de nuevo han sido abiertas, cobrando un sueldo bastante elevado, motivo por el cuala prefieren meterse en un agujero negro a picar carbón, el resto se han colocado en la construcción con una temporada de paro en invierno.
Lo cierto es, que nuestro pueblo va creciendo poco a poco en todos los sentidos y aspectos. volver al índice



CAPITULO XI - RELIGIOSOS DE MORGOVEJO -


Morgovejo, con Tejerina y Prioro, forma el triangulo de “La Montaña Levítica”, debido al elevado porcentaje de curas y religiosos que salen de esta Comarca.
Sus habitantes siempre fueron labradores pobres, cuyos hijos tenían que emigrar en busca de nuevos horizontes. No había posibilidad de dar carrera a sus descendientes por cuanto mandaban a sus hijos a los Seminarios de Sacerdotes y Centros Religiosos, por lo cual en casi todas las familias algún miembro de las mismas vestía los hábitos bien fueran los de sacerdote, religiosos o monjas. Hay un dicho popular, que más o menos comenta así: “Si tengo un hijo varón, será cura, y si es niña, será monja”.
Esto dio lugar a que se designase a este rincón de la serranía con el bíblico nombre de: La Montaña Levítica, cosa que en verdad le honra y enaltece, porque “Levítica” significa: descendientes de la Tribu de Leví, o sea, servidores del templo.
“Morgovejo se distingue entre otras muchas cosas por ser la patria y cuna de San Juan de Prado”. (18)
“La religión, es un árbol que tiene savia propia y abundante que no necesita apoyarse en el Estado, ni en la riqueza, ni en las armas, ni en el poder para vivir aquella vida que quiso su fundador que viviera”.
Existen en la actualidad sin contar el alto número de bajas por muerte y alguna que otra dimisión, 26 curas y 25 monjas.
Se destacan entre otros, seis muras por su muerte en la guerra que son: D. Gregorio Prieto Rodriguez, D. Agustín Rodriguez Rodriguez, D. Alejandro de Castro Martines, D. Timoteo del Blanco de Castro, D. Jose Rodriguez Borregán, D. Ignacio Gutiérrez Diez.
Todos ellos murieron de una forma trágica. Vamos a narrar aquí la vida de uno de ellos para conocer su martirio, su valentía y su fe.
D. Ignacio Gutiérrez Díaz, nació en Morgovejo el uno de febrero de 1908, en su mismo pueblo estudió latín, continuando la carrera sacerdotal en León donde se ordeno sacerdote en 1932. En este mismo año fue nombrado cura de Caminayo, y mas tarde fue trasladado para Campohermoso.
La revolución le sorprendió en Morgovejo; le habían concedido un mes de permiso para ir a Madrid con otros sacerdotes del mismo pueblo; al no poder, se creyó en la obligación de regresar a su parroquia, sin que hubiera manera de hacerle desistir. Tenía confianza en sus feligreses que le apreciaban por su sencillez y celo.
Avisado para bautizar a una niña en Aviados, a la salida de la iglesia, una patrulla de milicianos rojos se lo llevó a Cármenes donde, después de despojarle de su sotana sufrió muchas mofas y escarnios.
Terminaron de martirizarle en las Hoces de Vegacervera, arrojando su cadáver a una gruta.
En torno a la niña bautizada se realizaron fenómenos aun no explicados. El padre de la niña fue el cómplice para que le apresaran los rojos, nada mas apresarle, la piel de la niña cambió, se la puso con escamas como la piel de las culebras y la cambia todos los años. volver al índice



CAPITULO XII -
CONCLUSIONES -


Morgovejo es un pueblo puramente de montaña, en concreto de la montaña leonesa; con sus altivas y majestuosas montañas invita al veraneo.
Sus monumentos mas importantes son: La Iglesia, del siglo XVI, muy esbelta y armónica; La Ermita de San Juan de Prado, muy sencilla pero a la vez muy acogedora; La Ermita del Campo, ya desaparecida; El Ermita de las Conjas, famosa por su Alparceria; El Monasterio Benedictino, situado en el monte de Torales del cual solo se conserva la pila bautismal; El Castillo de Peñafiel, sus ruinas de encuentran en el monte Tejedo y el Puente de Villaescusa, de origen romano, por el pasaba la antigua calzada romana.
El límite de Prioro y Morgovejo son las Conjas, paraje geológico con piedras encajonadas y apretadas entre sí.
Son parajes de serena majestad y gran belleza, y causan admiración y asombro.
El Balneario se encuentra a la calida de Morgovejo, hacia Prioro, sus aguas medicinales combaten las dermatosis y el reumatismo.
Sus fuentes mas importantes son: La Fuente del Cuervo, la de la Escudilla, la del Mosquito y la del puente Grande.
Entre los arroyos citaremos el de las Conjas y el de Valdecastillo como los más importantes. El río Cea nace en Prioro en Peña Prieta, es un río muy solicitado por los pescadores.
En cuando a la fauna, nuestros montes albergan una serie de animales que necesitan amplia libertad de movimiento.
También tenemos gran variedad de aves y reptiles. La diversidad climatológica de nuestra comarca condicionan enormemente nuestra abundante flora.
Entre los montes destacan: La Canalina que es un cresta rocosa, el monte Grande y otros de menos importancia.
La industria en Morgovejo debido al clima y el suelo es principalmente la agricultura compaginada con la ganadería, la minería también ocupa un lugar importante entre los jóvenes sobre todo.
Algunas de nuestras costumbre y usos que tanto sorprenden a las gentes de cada veranos son: las bodas, el mayo, pagar la prenda, etc…
Nuestra tierra posee una cocina muy interesante, entre las muchas recetas de platos típicos que pudiéramos escoger tenemos: el cocido, las morcillas leonesas, las migas, el relleno y otros.
Nuestro vocabulario es un castellano corriente, pero son salsa propia, con eco de monte, de cocina y de cuadra.
El sistema educativo no es muy moderno ni rico, existe un único centro para todos los pueblos de la zona y cercanos a ella, en Puente Almuhey.
Sus habitantes son gente por los general labradores con un gran corazón. En invierno seremos unos 300 triplicados en la época estival. Un número importante de estos habitantes lo componen las monjas y curas de Morgovejo. volver al índice


NOTAS DE AUTOR

(1) De Prado J.M. “La Montaña Levítica, Ed. Casado, León, 1982, Pág. 75.
(2) Mancebo Valbuena, J. Lazo de Almas, Ed. Imprenta Católica, León, 1936, Pág. 3
(3) Manbeo Valbuena J. O.C. Pág. 9.
(4) De Prado J.M. O.C. Pág. 80.
(5) De Prado J.M. O.C. Pág. 81 y 82.
(6) Montaner y Simón, SA, El libro de nuestro siglo tesoro cultural, pag. 656.
(7) De Prado Reyero J. Cistierna y sus Comarcas, Villena, Madrid-35 1982, pag. 29
(8) Bravo C. Un rincón de la Montaña: Morgovejo ed. Antonio Guerrero, León 1092 pag. 86.
(9) Prieto A. Cuentos de la Montaña Leonesa y Aledaños. Ed. Lebrija, León 1982 pags. 57 y 58
(10) Montaner y Simón, S.A. O.C. pag.I.597.
(11) De Prado J.M. O.C. pags. 59 y 60
(12) De Prado J.M. Los Valles del Tuejar, Ed. Casado León, 1979, pag. 39.
(13) De Prado J.M. O.C. pag. 86.
(14) De Prado J.M. O.C. pag. 29.
(15) De Prado Reyero J. O.C. pag. 58.
(16) Villarroel F. Ensayo de un vocabulario tejeriniense. Edt. Manila, Madrid 1975 pag. 22.
(17) Mancebo Valbuena J. O.C. pag. 14.
(18) Rodrigue Prieto D. Vida y Martirio del Beato Juan de Prado. Edt. De la Viuda e Hijos de Cuadrado, Ciudad Rodrigo, 1901, pag. 7.

BIBLIOGRAFIA

-CISTIERNA Y SUS COMARCAS, de Prado Reyero J. Edt. Villena Madrid, 35 1982.
-CUENTOS DE LA MONTAÑA LEONESA Y ALEDAÑOS, Prieto A. Edt. Lebrija, León 1982.
-EL LIBRO DE NUESTRO SIGLO TESORO CULTURAL, Montaner y Simón, Edt. Aragón, Barcelona 1978.
-ENSAYO DE UN VOCABULARIO TEJERINENSE, Villarroel F. Edt. Manila, Madrid, 1975.
-LA MONTAÑA LEVITICA, De Prado J.M., Edt. Casado, León 1982.
-LAZO DE ALMAS, Mancebo Valbuena J. Edt. Imprenta Católica, León 1936.
-LOS VALLES DEL TUEJAR, De Prado J.M., Edt. Casado, León, 1979.
-RIPIOS GEOGRAFICOS. De Valbuena A. Edt. Librería general de Victoriano Suárez, Madrid, 1905.
-UN RINCON DE LA MONTAÑA: MORGOVEJO, Bravo C. Edt. Antonio Guerrero, León 1898.
-VIDA Y MARTIRIO DEL BEATO JUAN DE PRADO, Rodriguez Prieto D. Edt. De la viuda e hijos de Cuadrado, Ciudad Rodrigo, 1901.
-RECITAL DE POESIA EN MI PUEBLO Y SOBRE MI PUEBLO, Prieto Prieto A.
-LIBRO DE APARCERIAS Y CUENTAS DEL SANTUARIO DE NUESTRA SEÑORA DE LAS CONJAS. De 1699 a 1780.
Se encuentra en el archivo de la iglesia de Morgovejo y los firman entre otros, Manuel Gonzalez, Arcipreste de Almanza.

 

TESTIMONIOS RELATADOS POR:

Maria Rodriguez de Castro
Natividad Prieto Rodriguez
Iluminada Escanciano
Petra Rodriguez
Todas ellas vecinas de Morgovejo, algunas bastantes mayores pero muy simpáticas y amables. volver al índice

 

 
       
       
web optimizada 800x600